La Usabilidad del Petro



Hay un consenso creciente en que el bolívar debe ser la moneda de circulación nacional y el petro nuestra divisa, que fomentaremos para nuestro comercio internacional. En este contexto, el mecanismo de anclar el valor del bolívar al valor del petro a paridad fija parece ser el único que tenemos a la mano para salir de la crisis monetaria y salarial en pocos meses.
Es evidente que hacen falta muchas otras medidas económicas para incrementar la producción nacional, diversificar exportaciones y sustituir importaciones, pero la estabilización monetaria inicial es condición indispensable.
El petro debe ser cada vez más nuestra moneda para el comercio internacional. El asunto es ¿cómo darle vida al petro como moneda de comercio exterior? O como dicen ahora, ¿cómo darle usabilidad?
A modo de aporte a este debate, presentamos las siguientes propuestas::
1) Cambiar el modelo económico del petro, que no debe ser un activo de inversión de riesgo sino una divisa estable implementada sobre un blockchain. Nadie quiere usar como medio de pago un activo cuyo valor fluctúa salvajemente, como el bitcoin. Si crees que va a subir, no pagas con él. Si crees que va a bajar, no lo recibes.
2) Anclar inicialmente el valor del petro al valor del barril de petróleo de la cesta venezolana. Más adelante, el valor del petro 2.0 podrá estar anclado al valor de una cesta de commodities para que su fluctuación frente a divisas, como el dólar o el yuan, sea menor.
3) Hacer emisiones suficientes de petros, de modo que la cantidad total de petros no sea intencionalmente escasa como la de las criptomonedas especulativas, sino acorde con el objetivo de mantener su paridad anclada a la de los commodities que la sustentan y de mantener la paridad fija con el bolívar.
4) Definir en términos legales, de manera muy precisa, la naturaleza del petro como criptodivisa y no como activo asociado a nuestros commodities. En particular, no es necesario establecer el respaldo físico en el Campo 1 del Bloque Ayacucho. El respaldo está constituido genéricamente por todas las exportaciones venezolanas, como sucede con cualquier divisa.
5) Reorientar la campaña promocional de fomento del petro para que se entienda que el petro es la divisa venezolana.
6) Dejar claro ante los socios comerciales de Venezuela que el petro no es una criptomoneda especulativa, lo que la excluiría de su posible uso por parte de economías como la india, la china o la Iraní, que han puesto limitaciones legales a las criptos especulativas.
7) Dejar claro ante los socios comerciales y ante el mundo que Venezuela recibirá petros como medio de pago para todas sus exportaciones, en particular el petróleo, al valor que tenga el petro en el momento de la exportación.
8) Implementar estímulos económicos, como descuentos impositivos, a las empresas privadas que realicen sus exportaciones en petros.
9) No dar absurdos descuentos en las emisiones de petros, sino pequeños descuentos en la factura de exportación de crudo y otros commodities, si ésta es cancelada en petros. Esto motivará el uso del petro por parte de los clientes de nuestras exportaciones.
10) No inyectar divisas extranjeras en el mercado cambiario, ni una sola, sólo petros. Todos los agentes económicos venezolanos se verán en la necesidad de comprar petros en bolívares y buscar compradores para sus petros, es decir, usarlos. Quienes se rehúsen a comprar petros estarán perdiendo oportunidades y cediendo espacios económicos a quienes sí opten por este mecanismo de acceso a divisas para importaciones. Quienes no quieran comprar petros por sanciones estadounidenses, se estarán autoexcluyendo de un mecanismo de obtención de divisas, lo que pondrá a los EEUU en la situación de perjudicar a sus propios aliados económicos.
11) Crear o promover una serie de exchanges en los que se dé el encuentro entre los agentes económicos nacionales que quieran vender sus petros y los clientes de las exportaciones venezolanas.
12) El Estado puede recomprar petros en los exchanges si hay disponibilidad de divisas extranjeras, producto de un incremento de las exportaciones. No usar estas divisas extranjeras para ofrecerlas directamente en el mercado cambiario.
13) Prohibir el uso de criptomonedas especulativas para comercio internacional y en consulados y embajadas. Le restamos usabilidad al petro si inmediatamente le ponemos competidores, es absurdo.
14) Con una Ley de Control de Capitales y una Ley de Trazabilidad de Importaciones, penalizar severamente el mal uso del petro y de las divisas obtenidas por la venta de petros, lo que podrá ser verificado con la implementación de políticas de transparencia sobre el blockchain y otras fuentes de información, para que haya contraloría social a tiempo real.
Estas medidas, así como muchas otras que puedan aportarse colectivamente, ayudarán enormemente en la usabilidad del petro. Y aunque ha habido un retraso en su implementación tecnológica, el petro sí va.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Urgente: el anclaje del bolívar

Requisitos para el funcionamiento del anclaje bolívar-petro Emilio Hernández

El salario del trabajador frente al Petro